Autor: Roberto Lee Cortes

 

La Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades incorpora varios incentivos fiscales al sector cultural mediante la previsión de deducciones por inversiones en producciones cinematográficas, series audiovisuales y espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales.

Estas deducciones vienen reguladas en los siguientes artículos:

  • Artículo 36.1 -> Deducción por la inversión en producciones españolas de largometrajes y largometrajes y cortometrajes cinematográficos y de series audiovisuales de ficción, animación o documental, que permitan la confección de un soporte físico previo a su producción industrial seriada.
  • Artículo 36.2 -> Deducción por la ejecución de una producción extranjera de largometrajes cinematográficos o de obras audiovisuales que permitan la confección de un soporte físico previo a su producción industrial seriada tendrán derecho a la deducción prevista en este apartado por los gastos realizados en territorio español.
  • Artículo 36.3 -> Deducción por la producción y exhibición de espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales.

Estas deducciones son susceptibles de ser generadas, y aplicadas, por los productores que incurran en los gastos de su producción. El problema suele radicar en que estos productores no suelen generar una cuota íntegra del Impuesto sobre Sociedades lo suficientemente alta como para poder aprovechar dichas deducciones.

Tradicionalmente, se han estado utilizando Agrupaciones de Interés Económico (“AIE”) para “ceder” dichas deducciones a terceros inversores, ajenos a las producciones. No obstante, estas estructuras suelen ser complejas y percibidas como problemáticas por algunos inversores.

 

El contrato de financiación regulado en el artículo 39.7 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades

Con efectos 1 de enero de 2021 se introdujo en la Ley del Impuesto sobre Sociedades el artículo 39.7, a través del cual se regula la posibilidad explícita de transmitir las deducciones fiscales de los artículos 36.1 y 36.3 a terceros. En particular, dicho artículo regula la posibilidad de ceder dichas deducciones a contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades, o del IRPF que generen rentas de actividades económicas, que participen en la financiación de dichas producciones. Este mecanismo de cesión de deducciones fiscales regulado en el artículo 39.7 se conoce también como contrato de financiación.

¿Cómo funciona?

En virtud del contrato de financiación:

  • Un contribuyente del Impuesto sobre Sociedades, o del IRPF con rendimiento de actividades económicas, aporta fondos destinados a financiar la totalidad o parte de los costes de producción (así como para los gastos para la obtención de copias, publicidad y promoción a cargo del productor hasta el límite del 30% de la producción), sin adquirir derechos de propiedad intelectual o de otra índole respecto de los resultados de las producciones o espectáculos.
  • El productor no devuelve al financiador los fondos otorgados, sino que le transmite la deducción del artículo 36.1 o 36.3 que ha generado con dicha producción.

Rentabilidad

El propio artículo 39.7 establece la rentabilidad máxima a obtener por el financiador. En particular, establece que la deducción que puede ser transmitida no puede superar el resultado de multiplicar por 1,20 el importe de la financiación otorgada. Esto es, la rentabilidad se establece una rentabilidad para el inversor del 20%.

¿Quién puede aplicar este incentivo?

Contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades o del IRPF con rendimientos de actividades económicas. Es irrelevante el sector o la actividad económica a la que se dedique el contribuyebte.

Ventajas

El contrato de financiación permite la transmisión de créditos fiscales a inversores de una forma sencilla y con una seguridad jurídica superior a las estructuras de AIE. Esta figura constituye un beneficio fiscal muy atractivo para aquellos contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades o del IRPF que quieran ver reducida su cuota a pagar.

 

Un ejemplo con números

Una productora ha realizado una producción de un largometraje cuyo coste asciende a 500.000 euros, por lo que genera una deducción por importe de 150.000 euros.

Por otro lado, existe una sociedad del sector retail que en el ejercicio 2024 prevé tener una base imponible en el Impuesto sobre Sociedades de 700.000 euros. Con el objetivo de intentar reducir la tributación ha decidido participar en la financiación de una obra cinematográfica mediante la firma de un contrato de financiación aportando 50.000 euros.

Como resultado, la empresa financiadora consigue una deducción de  60.000 euros (120% de lo aportado). Cabe destacar que la deducción a aplicar en ese ejercicio nunca podrá ser superior al 50% de la cuota íntegra, pudiendo aprovechar el monte restante en los próximos 15 años.

¿Cómo podemos ayudarte desde FILS?

Desde FILS conocemos el potencial y atractivo de esta deducción y por ello podemos ayudarte a:

  1. Encontrar un proyecto en el que invertir y en el que te sientas cómodo.
  2. Verificar el cumplimiento de los requisitos para obtener la deducción.
  3. Formalizar el contrato de financiación.
  4. Realizar los trámites oportunos ante la Administración Tributaria